lunes, 21 de marzo de 2011

DEL SUPLE MUJERES AL DIA (DIA A DIA) MAS ALLA DEL HORIZONTE

El mítico canal 9 Libertad, argentino y popular, durante el año 1994 metió otro gol de palomita (como el logo del 9 por aquellos años). La cosa era picante porque mezclaba romances entre blancos emperifollados y llenos de bucles y moños, con indios de set televisivo, que mostraban piel y extensiones a lo pavote. La historia transcurría en el siglo XIX, y se trataba de una beba que tras la muerte de su madre, era adoptada por la familia de los Olazábal. La nena se llamaba María, y era interpretada por la lánguida Grecia Colmenares. La nena liga familia con apellido, fortuna, educación, una hermana llamada Victoria (Viviana Saccone) y la tía Asunción (interpretada por la actriz cábala de don Romay: Luisa Kuliok). Las niñas crecen y por esas cosas de la vida, se enamoran las dos del mismo muchacho: Enrique Muñiz (el entonces torneado Osvaldo Laport). María no tiene chance, porque la obligan a casarse con un tal Lynch (impecable Gerardo Romano, que por aquellos años también pelaba lomo ante cualquier cámara que quisiera retratarlo). Desesperado porque perdió a su amor (Grecia) Laport tiene una noche de pasión con su hermanastra (la Saccone), y fruto de ese arrebato, tienen un varonazo, igualito al padre. Como era soltera, Victoria es expulsada de la casa, y termina en una aldea perdida. Al hijo lo da por muerto, pero en realidad ha sido secuestrado por los indios. La Nomellorestodoeltiempo Colmenares también queda embarazada, pero Romano duda de si es suyo o de Laport, y ni lento ni perezoso hace un cambiazo, y la reemplaza por otra hija extramatrimonial que tuvo por esos días. La verdadera hija del matrimonio es abandonada en un camino, y recogida por una familia de artistas de circo. La bebé circense se llamó Milagros, y si te fijás, el registro municipal de la Av. Colón debe haber anotado miles de Milagros como nombre de las cordobesitas que nacieron durante 1994. El hijo de Victoria, Catriel, es criado por Asunción (la Kuliok), que le da una buena educación. El chico sin embargo no pierde las costumbres indias, y anda vestido a lo Tarzán y montado sobre su caballo hasta cuando va al baño. Muerto el padre de Victoria (Saccone, ya lo dijimos), el personaje de Romano quiere quedarse con la mansión, las tierras, la chancha, los chanchitos y la máquina de hacer chorizos del suegro. Ahí se enfrenta con la tía Kuliok, hermana del difunto terrateniente, y en el lío se mete el indio Laport (porque cuando el nene crece, el personaje también lo actúa el uruguayo). Catriel, expulsado de la familia, llega al circo en busca de trabajo. Y mirá las vueltas de la vida: se encuentra con Grecia (Milagros es interpretada también por Grecia), y estalla entre ellos el amor. Si no fuera que también paraban una hora para verla, los taxistas cordobeses hubiesen odiado al zar Romay: cuando era hora de la novela, en la calle no quedaban ni los perros.

1 comentario:

Rael dijo...

Ah la mierda, era más complicado de lo que parecía.