sábado, 14 de julio de 2007

sentis la ausencia,la porcion faltante, la certeza de lo incompleto.
siempre estamos parciales, reservando profundiades que no revelamos.
liberar los pensamientos es catartico, es terapeutico. somos mas que lo que parecemos, y hay profundidades y capas que se intuyen. un espacio, otro, nuestras dimensiones comunicacionales no ordinarias. va y vuelve, pero nunca se va sin volver. es el otro, son los otros, los futuros, los pasados, los simultaneos, los otros "leon " que hay en mi. umbolismo, a los 15 años yo me decia umbolico, solo pablo y yo, los que lo sabiamos y nombrabamos, pero hay mas y los fui descubirendo a lo largo de la vida. como una logia muda y hermetica. los descubri en los escritos, en las frases pronunciadas, en algunas miradas,los descubri por esa risa solitiaria en la sala del cine, justo ahi donde otros no encontraron la gracia. los umbolicos desean que surjan aquellos silencios, que se vean y que rueden aquellos otras facetas de cada quien, porque mientras somos los que somos, somos mas que lo que parecemos, hay un proceso, varios procesos en simultaneo, que nos cruzan, que nos interceptan, como columpios, pensamientos que empiezan a aparecer, y crecen y hacen un recorrido hasta llegar a estar en un primerisimo plano, pero despues esos pensamientos se empiezan a ir hasta ser un punto y despues nada, nada, nada pero despues son de nuevo un punto, nunca murieron, son eternos y trascendentales, y regresan. el umbolismo propone que cada pensamiento, cada pulsion, cada inspiracion, no muera sin darse a luz. que cada cual escriba, grite, diga, sus inacabadas reflexiones, y creemos que lo importante varia segun quien y cuando, y que los procesos se dan en tan diferentes plazos y planos, que cada uno es eterno y es muchos, y uno es todos, solo que las cosas quedan abortadas en la cabeza. el umbolismo quiere que las cosas surjan. la multiplicidad de los individuos en una incoherente simultaneidad: todos los que somos, pero ahora mismo.
los invito a que aquí escriban, relajen, permitan libarar todos aquellos impulsos creativos y reflexivos, que los hacen tan profundos, tan permanentes, tan universales.
lo que uno no dice, lo que apasiona, lo que late, aqui empezare a dejarlo escrito, y espero que seamos mas.

8 comentarios:

lión dijo...

pablo publiquemos aca nuestros delirios

pablopecchio dijo...

Es como si ya supiera.
Y sin embargo siguiera. -buscando-
Tensar la cuerda,
hasta el latigazo de la tensión que se rompe.
El retorno. La vuelta atrás.
La oscuridad
-alguien apagó la luz cuando era chico.- Siempre a lo mismo.
¿Desde que venimos?
La explicación debe estar aún en esa noche que no llegó, que no pasó nada. Y la siguiente.
Regresa el universo de palabras atragantadas de una sola cucharada de la sopa de letras.
Ahhh...remolino decantador de ilusiones...(la masa apenas si se percata!)
Sangre que no corre, se estanca! Dijo, con mejillas lustrosas a bordo todavía del oleaje.
Abolladuras del tiempo, entre los dedos dejo deslizar tu pierna´. Aprendí el camino en días inciertos. Mientras la cuenca sigue desparramando espasmos aún y tus labios caen lentos como el desaliento.

Esculapio dijo...

No fui yo.
Yo llegué.
Parece dado.
No fui yo.
Lo sé
porque lo ignoro.
O porque me arremango primero,
y ya después me saco la ropa.
Esa piel en la piel es como navegar.
Brumas, cornisas, balcones.
La paranoia y la soledad son como un pago en cuotas.
No fui yo.
Cómplices. Lápices. Hélices. Sílices. No comimos las perdices
por una cuestión de ecología, supongo. Siempre tan deber ser como tiene que ser.
Tal vez me hubiese gustado ser.
Como el tiempo. Como el ritmo.

lión dijo...

hace rato, desde el primer dia que descubri que una madre era ademas una hembra, ante todo una hembra, he querido escribir sobre la rosa, la mamá del carlitos.

en el pueblo, las calles se riegan a eso de los seis de la tarde, y el camion cisterna va tan despacio que es aburrido esperarlo para saltar el chorro, porque lo vemos, alla viene el camion, gritamos, y dale que ahi viene, nos acomodamos, entre risas nerviosas, te va a mojar, te va a mojar, dale camion veni, lo vemos desde lejos porque es el unico camion que anda a esa hora, y parece que el rogelio va mas despacio a proposito si nos ve ansiosos y si, capaz que lo hace a proposito, o no se da cuenta de tan bobo, y si no acelera, ya no tiene gracia esperarlo para saltar el chorro.
que lindo olor a tierra humeda, despues que pasó rogelio, nuestras patas descalzas pero secas, porque al final nos fuimos y no lo esperamos, es muy despacio, rogelio.
hay en sarmiento unas flores silvestres que llamamos campanitas, vaya uno a saber si tienen nombre, bueno, sí, campanitas, se lo pusimos nosotros. en enero son una plaga, la mejor plaga que pudieras imaginarte, el pueblo que es ya tan marron rancho y polvo y años, se desubica de colores por las campanitas que riega y fortalece el camion cisterna.
no sale casi nunca, gringa dura y medio mal llevada, demasiado preocupada por los pollos, la limpieza, la leña, vaya a saber qué cosas la hacen trabajar tanto a la rosa capdevilla que muy poco sale para el pueblo.
es grandota, ancha. piel de madera y ojos de olivar, y el pelo lo ata como despues vi que se lo ataba la loren en las películas en las que no era rica ni feliz, y andaba caminando entre los soldados y el hambre, y sin embargo ya era diosa y era estrella.
usaba siempre pollera, la rosa, hasta debajo de la rodilla, y alguna blusa blanca, o marron con florcitas que hacían juego con las campanitas, ahora que lo pienso.
tenía las manos grandes y duras, pero cuando se sonreía todo me parecía en ella blando y dulce como la leche de sus vacas.
cuando salía al pueblo, el rogelio demoraba todavía mas para verla pasar, pero apagaba el chorro, no vaya a ser que la moje, rosa.
llevaba el monedero debajo del brazo, y se había sacado el pañuelo de la cabeza. se pintaba la boca la rosa, y antes de salir, en el pico del patio se lavaba, y despues en su cuarto, se había puesto colonia.
no necesita colonia, las mujeres como ella se perjudican si mezclan ese olor a hembra eterna con fórmulas de jazmin y azahares.
los hombres no son muchos en el pueblo, aún en la calle y ni siquiera a esa hora, cuando salían casi todos con sus doñas a respirar la humedad recién fabricada.
pero todos la veian, y con un disimulo atroz, con la intimidacion de los varones que se doman ante semejantes fieras, casi que no se los escuchaba saludarla, apenas movían la cabeza. las mujeres le decían, que tal rosa, pero los ojos rápido se clavaban en sus varones, porque el deseo saltaba a la calle cuando pasaba la rosa.
yo una vez te vi, rosa, sin querer, en tu pico del patio trasero y sin blusa, el corpiño desprendido.
un jabon en una mano, y un jarrito de loza en la otra, para enguajarte el torso.
vos me viste verte, y te tapaste. habremos tenido, vos, treinta y pico y yo unos 10.
te tapaste y te reiste. como habrán sido mis ojos, rosa linda, como sería mi cara, por verte como no debía verte, como nunca mas te olvidé.
te reíste como te reías, pocas veces, eras seria, preocupada, siempre hermosa y trabajando.
todos en el pueblo esperándote, rosa, y yo también, mas que al camión regador, mas que a la noche fresca, mas que al amor concreto, mas que a la luna.
dale: que pase la gringa, caminando como una yegua, aplastando a todos con su silencio, sin palabras, con su reguero de campanitas y de miradas.

Esculapio dijo...

Aún no estamos perdidos
Caras. Rostros plásticos adheridos con goma chicle a las caras largas, pálidas, que nos recuerdan al siglo V, pero, con gracia.
Lágrimas. Caen resbalando por la brillante careta plástica.
Miedo. Rostro sonriente. Bomba atómica.
Vómito del diablo.
Vos, que sos la única Virgen del planeta.
Vos. Sin pinturas ni máscaras.
Y yo te veo, y por dentro, traspasando los límites de mi ropa importada, barata, pero sofisticada, siento que mi alma transparente se llena de algo más verde que tu mirada...se llena de esperanza...
Lión. 1986.

Esculapio dijo...

Una mañana,
Ayer. Un montón de veces.
fuimos un instante felices.
La mirada entrevió el foco de la otra.
Apenas nos sonrojamos
y se produjo, como en Hollywood,
esa complicidad planetaria que cantaba el arte.
Como en blanco y negro
pasa una vieja película de
Dennis Hopper y Jodie Foster
Y siento que podría ser
la sombra oscura
que amarra una bufanda a tu garganta
sin resolver la muerte.
Aunque
ese minuto
nos extermine.
Romper el cristal y devorarte hasta la cicatriz.
Qué daría por ver
la seda recorrerte desde el pie.
-Carretera sin retorno se llama la película.
23-04-04

Esculapio dijo...

De pago.
Hay algo escrito en cada estación. Un sueño. O un pase.
La gorda se acomoda en un body negro. Overall ajado de noches y noches.
Como hace miles de años.
Y millones de hombres
que del polvo vienen
Y fueron, (comprando polvo)

Sobre la hora de las retiradas tristes cabalga la fantasía. Golpe corto y barato.
Más allá de todas esas fronteras
...la pasión, la moral, el corazón,
el discurso casto de las beatas calentonas. Palabrerío borgeano. Aburrimiento ilustrado.

En ese rincón, en vez, carne comprada por horas. La misa del poder: Te puedo por que te pago; te pago porque puedo, -te cobro porque puedo y te puedo.

La hembra ronca una mirada de ojos vacíos de sexo.
Pupilas profesionales del lecho.
Se rasca el deseo mugriento con picardía -qué te importa?-
Si puedo
con estas tierras andadas, asoladas, gastadas.

Encuentro de pieles curvas
Que ni se sienten: Se mercan y
se hamacan. El tufo, leve, asciende
desde un sillón obsceno.
El televisor sueña su silencio de tiempo.

8-05-01.

Esculapio dijo...

Atiborrarse

Es como saciado, irse
de ti.
-o desaparecerse-
Pasa la goma y se lleva
la mina del lápiz, pobre.
Y encima pedazos de la hoja.
Que son como brisas.
En algún incierto origen, árbol.
Antes, aún, semilla.
14/09/2005